“Pensar en no pensar”, es una de esas contradicciones, que nos asaltan en los momentos más inoportunos.

Cuántas veces hemos dicho eso de “no quiero pensar en nada” y, para conseguirlo, nos esforzamos en poner nuestra mente en blanco; el problema radica en que, para poner la mente en blanco, sin querer, tendemos a pensar en querer hacerlo.

Es decir, que no somos capaces de no pensar en nada, porque realmente estamos pensando en no pensar.

A veces me salen estos trabalenguas, en los que yo mismo me vuelvo loco !!!

El pensamiento es una gran parte de nuestra vida, ocupa todos nuestros momentos y hay quien dice, que es imposible no pensar en nada, ya que nuestro subconsciente siempre está trabajando.

Hace muchos años, yo era de los que le decían que necesitaba no pensar. Lo intenté muchas veces, hasta que, un día en el que me vino una gran iluminación, comprendí que lo que realmente debía hacer, es aprender a escuchar a mi yo interior.

Y en buena hora se me ocurrió semejante idea…

Es aún más difícil que no pensar en nada !!!

Sin embargo, hay una variante que compensa todos los esfuerzos que hay que realizar.

Los resultados de esa variable, son mucho más satisfactorios, ya que nos aporta claridad en nuestros pensamientos y, por lo tanto, en nuestras decisiones.

Diciéndolo de forma muy poco técnica, las respuestas a casi todas nuestras preguntas están en nuestra parte subconsciente. Eso implica, que sería muy interesante tener una comunicación directa y privada con ese sector.

Aunque parezca algo irreal o perteneciente al área de las “energías universales”, puedo decir, con total seguridad, que es posible crear esa comunicación.

Aunque quizá he sido algo valiente en llamarlo comunicación…; todos sabemos que, para que exista una buena comunicación, es necesario que las partes intervinientes, compartan el mismo código de lenguaje (entre otras cosas), y eso es precisamente lo que muchas veces no cuadra en este proceso de comunicación interna.

El subconsciente rara vez se comunica con palabras claras, más bien diría que nunca !!

Sin embargo, las imágenes, sensaciones y conceptos que nos transmite, son las tan ansiadas respuestas; y esas respuestas, en muchas ocasiones, las necesitamos como el respirar.

Lo que debemos aprender, es a interpretar todo lo que nos transmite el subconsciente; debemos ser lo suficientemente “fríos” y objetivos; no debemos llevar la información del subconsciente, a la parte consciente que más nos interese.

En el fondo, casi siempre sabemos lo que debemos hacer; hacerlo o no hacerlo, depende de nuestra voluntad y personalidad.

Es la eterna lucha entre el cerebro y el corazón, tan dibujada y explicada en multitud de gráficos y libros.

La experiencia y el tiempo, a todos nos ha demostrado que, no hacer caso a nuestra “voz interior”, muchas veces nos trae más problemas que satisfacciones.

Aprender a tener una comunicación con el subconsciente, es algo que se puede conseguir. Si crees que necesitas ayuda con ello, no dudes en escribirme a:  info@aptitudespersonales.com y buscaremos la forma de conseguirlo.

No será un camino fácil, pero se puede conseguir. Las respuestas, son la eterna búsqueda del ser humano, y no pensar, no es el buen camino para obtenerlas.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *