Desarrollo de habilidades.

personales y ejecutivas

Mi trabajo, consiste en conseguir un resultado específico:

desarrollar las habilidades personales y/o ejecutivas de una persona o grupo de personas “.

Y para ello, hay que crear una tipología especial de aprendizaje, personalizado para cada caso, con el que se amplían las posibilidades de éxito; así, se podrá descubrir la auténtica realidad y comprenderla, al tiempo que se podrán construir nuevas formas de ser y de hacer. Se podrán conseguir los resultados que realmente importan, y que son los objetivos auténticos de cada individuo.

Este sistema personalizado, acompañará a la persona o grupo como un proceso de cambio y desarrollo y, de esa forma, se podrán conseguir objetivos que, de otra forma, sería complicado alcanzar.

No sólo se aprenderá cómo realizar ese cambio, sino que también, se encontrarán aquellos factores que están frenando o faltando en el camino. En este tipo de proceso, nadie emitirá consejos o juicios sobre lo que está bien o mal, sino que será cada persona o grupo, quien decidirán por sí mismos, cuál es el camino correcto.

Es decir, que a través de una guía adecuada como parte de la terapia, se aportará la ayuda necesaria, para que en los momentos en los que se deben tomar decisiones, se realizen sin influencias externas; siempre se estarán generando dudas hacia los individuos, para conseguir que entreguen lo mejor de sí mismos, que aprendan a generar puntos de vista distintos, y descubran la forma correcta de construir sus propios procesos, los cuales les harán valorar, con mayor exactitud, los caminos que tienen delante.

Los campos en los que se trabaja para obtener un correcto de las habilidades personales y/o ejecutivas, son todos aquellos que tengan que ver con el individuo como persona, con su función social, sus emociones, su cuerpo, su mente y su espíritu; algunos podrían ser:

  • Encontrar el trabajo adecuado

  • Destacar en un aspecto en concreto

  • Mejorar las relaciones interpersonales o conseguir pareja

  • Tener un equilibrio entre la familia, el trabajo y la vida personal

  • Desarrollar inteligencia emocional y Transformar situaciones de dolor

  • Lograr objetivos concretos relacionados con la salud o la imagen

  • Controlar los pensamientos y las emociones

  • Descubrir la motivación o crecer como persona

  • Despejar dudas que puedan aparecer ante un proceso en concreto

  • Transformar problemas en soluciones

¿Necesito realmente desarrollar mis habilidades?

Esta pregunta se la hacen muchas personas, y los más atrevidos me la trasladan directamente.

La decisión sobre el Sí o sobre el No… es sólo tuya.

Hay que tener en cuenta que se trabaja con los proyectos de vida, los objetivos, las relaciones interpersonales, la carrera, los sueños, la familia y las estrategias para el cambio o la evolución.

Las personas que consideran que lo necesitan, probablemente lleven años desempeñando un papel específico en su vida, como padre, pareja, trabajador, amigo o individuo, y es común que, en su día a día, tengan dificultades para realizar alguna de éstas funciones.

Quizá, no sepan cómo afrontarlas para obtener los resultados que ellos desean, y precisan de una ayuda externa para alcanzar su propio grado de bienestar.

¿Y cómo es el proceso?

Para no extenderme mucho, te adelantaré que el proceso es simple: un acuerdo entre las partes que componen el proceso de desarrollo, en el que ambos se comprometen a trabajar durante un número de sesiones determinadas, para conseguir unos objetivos concretos y de una forma acordada.

En la primera sesión, que en mi caso es sin coste, se plantean todos éstos puntos, y se explica más detenidamente todo el proceso, de forma que, sin compromiso alguno, cada persona decida si es lo más conveniente para su vida o no. Por otro lado, el terapeuta también debe decidir si está capacitado para ayudar a esa persona, ya que asumir roles que puedan estar dirigidos a procesos clínicos, supondría el fracaso asegurado.

Las técnicas varían según el profesional, y deberán ser explicadas en la primera sesión.